Una serpiente pitón de casi 5 metros (16 pies) vigiló sigilosamente al perro de una familia durante días hasta que se lo tragó entero frente a dos niños horrorizados en el trópico australiano, dijeron hoy expertos en animales.


La pitón seguía digiriendo su presa en el zoológico. Pronto será relocalizada en la selva, dijo Douglas.

La niña de 7 años y el niño de 5 presenciaron cómo la serpiente se devoraba a su cruza de Chihuahua y terrier en su hogar cerca de Kuranda, en el estado de Queensland.

Stuart Douglas, propietario del Zoológico de Kuranda, dijo que las pitones típicamente engullen animales silvestres como los wallabies, un animal más pequeño de la familia de los canguros, pero que a veces atacan perros y gatos en zonas urbanas.

"Estuvo vigilando al perro durante varios días", dijo Douglas.

"La familia propietaria del can la había visto en el lecho del perro, lo que era indicio de que se lo quería tragar", agregó.

"Debieron haberme llamado en ese entonces, pero la serpiente se escapó y tres o cuatro días antes me llamaron y fui y la retiré" tras la muerte de la mascota, dijo Douglas.

Cuando el experto llegó, todo lo que quedaba del perro eran las patas traseras y la cola.

El gerente del zoológico, Todd Rose, dijo que las pitones asfixian con su abrazo mortal a sus víctimas antes de tragárselas enteras. El perro de 5 años debe haber muerto sofocado en minutos.

"La señora que estaba allí arrojó algunas sillas de plástico a la serpiente, pero hay que recordar que son unos 50 kilogramos (110 libras) de músculos agresivos", observó Rose.

Remover el perro tragado a medias pudo haber lastimado o aun matado a la pitón, dijo Rose, porque los perros tienen dientes y garras que pueden ocasionar daños internos a la serpiente de ser extraídos con fuerza.

La pitón seguía digiriendo su presa en el zoológico. Pronto será relocalizada en la selva, dijo Douglas.