El agua oxigenada se desarrolló en 1920 con el objetivo de contener problemas de infecciones y gangrena de los soldados en el frente de batalla y gracias a su utilización en la Segunda Guerra Mundial disminuyó considerablemente el número de amputaciones.

Es un invento barato, de fácil transporte, almacenamiento y utilización y sin efectos colaterales.

La eficacia doméstica del agua oxigenada

* Mantener los cepillos de dientes en una solución de agua oxigenada conserva los cepillos libres de gérmenes que causan gingivitis y otros problemas bucales.

* Un poco de agua oxigenada en un paño desinfecta superficies mejor que cualquier otro producto. Excelente para usar en cocinas y baños.

* Tablas para la carne y cualquier otro utensilio son totalmente desinfectados después de su uso con un poco de agua oxigenada. El producto combate gérmenes y bacterias.

* Aplicada en los pies por la noche, evita problemas de hongos, inclusive el mal olor.

* Aplicada en las heridas, varias veces al día, evita infecciones y ayuda en la cicatrización. Hasta casos de gangrena podrían remitir con su uso.

* Un poco de agua oxigenada en el agua del baño ayuda a mantener una piel saludable, pudiendo ser usada en caso de micosis y hongos.

* Ropas que precisen desinfección (pañuelos, faldas, etc.,) o aquellas en contacto con secreciones corporales como sudor o la sangre, pueden ser totalmente desinfectadas si se remojan en una solución con agua oxigenada antes del lavado normal.

Ante sus muchas posibilidades, puede usarse pero con precaución debido a que se trata de un principio activo fuerte. Cuando el asunto se refiera a su salud, es recomendable consultar antes con un médico para evitar perjuicios.