Está escrito en los astros: en medio de la crisis económica que sacude desde Estados Unidos a Europa, Sudamérica está llamada a construir un nuevo camino para el mundo, según el reconocido astrólogo peruano Rubén Jungbluth.


Para el estudioso peruano, Estados Unidos tenía una gran oportunidad para salir de la crisis con la subida al poder del presidente Barak Obama.

"Le corresponde a Sudamérica, por sentencia cósmica, ser el centro gnóstico y el centro de una nueva genealogía para el mundo entero", aseguró Jungbluth, que ganó reconocimiento al acertar la fecha de entrada de las tropas estadounidenses en Bagdad, así como la salida de Fidel Castro del gobierno cubano.

Y es que, según el astrólogo, entre cuyos clientes se encuentran importantes políticos, empresarios y otros personajes públicos de Perú y Estados Unidos, "Sudamérica tiene la oportunidad de construir un nuevo camino político poniendo al costado a Estados Unidos".

Esta oportunidad surge de la crisis que vive la potencia del norte, la misma que Jungbluth se atreve a asegurar que va a durar más de lo que se ha dicho: hasta 2016.

Y no sólo se trata de una crisis de aspecto económico, sino también "de liderazgo a nivel mundial".

Para el estudioso peruano, que se inició en la astrología hace más de 40 años, Estados Unidos tenía una gran oportunidad para salir de la crisis con la subida al poder del presidente Barak Obama, pero una palabra fuera de lugar durante su juramento al cargo tiró por tierra las posibilidades de cambio.

Según la teoría astrológica de Jungbluth, autor del libro "Los bebés eurítmicos", el nacimiento de cualquier persona determina sus posibilidades de éxito: cuanto más cercano al medio día sea el parto, mejor. Si es en la noche, todo son malos augurios.

Aunque parezca mentira, y siempre según el astrólogo peruano, los presidentes de Estados Unidos juramentan su cargo a mediodía por esta razón, en una tradición que comenzó el 32 presidente de ese país, Franklin D. Roosevelt, tras la crisis de 1929, cuando pasó la fecha de juramento de marzo a enero y, con preferencia, a mediodía.

La jugada le salió bien a Roosevelt, ya que sacó a su país de aquella crisis económica y dio los primeros pasos para convertir a Estados Unidos en la principal potencia del mundo.

Obama se comprometió también a jurar a las 12:05 horas, y así lo hizo, pero un error de una palabra fuera de lugar durante el juramento hizo necesario repetir la ceremonia al día siguiente, esta vez a las 19:28 horas.

Aparentemente, la fecha de nacimiento del gobernante también juega en su contra, ya que nació bajo el signo de Leo, una constelación con vínculos con la realeza y los grandes políticos, pero que en 2009 vive un pésimo año.

Esto también perjudica a otras personalidades mundiales, como el presidente mexicano, Felipe Calderón, o jefe de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, según Jungbluth.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afrontará un 2009 con dificultades, pero sabrá remontarlas gracias a su "manejo de fuerzas astrológicas".

El estudioso aseguró que "todos los presidentes y gobernantes se acercan a la astrología y otras mancias (artes adivinatorias), aunque muchos cuando llegan al gobierno las dejan a un costado".

Desde el alemán Adolfo Hitler, "que puso de asesor a un astrólogo, que incluso le diseñó la invasión de Polonia", hasta el fundador del Partido Aprista Peruano (PAP), Víctor Raúl Haya de la Torre, que siempre consultaba a un reputado astrólogo inglés.

"Modestia aparte, nuestro trabajo es el de fabricar las condiciones para que llegues a la meta que te estás proponiendo; si un político postula a la presidencia de un país, que la gane", dijo.

El destino puede estar escrito en las estrellas, aunque, como señaló el astrólogo peruano, existe una máxima en su trabajo: "los astros te inclinan, pero no te determinan".