Garrapatas transmiten a humanos enfermedad de Lyme

Mediante su picadura, las garrapatas transmiten a los seres humanos y otros mamíferos la enfermedad de Lyme, también conocida como borreliosis, que afecta piel, sistema nervioso, corazón y articulaciones, explicó Griselda Montiel Parra, técnica académica del Instituto de Biología (IB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Si el paciente no es tratado adecuadamente una vez contagiado, puede presentarse una etapa crónica, que produce desde artritis hasta demencia, señaló.

En América del Norte y Europa se conocen los vectores (garrapatas) del padecimiento, la especie Ixodes pacificus, e I. ricinus e I. persulcatus, respectivamente; en el caso de México, se ha detectado la presencia de Borrelia burgdorferi, agente causal en esos ácaros de los géneros Ixodes y Amblyomma, al noroeste del país.

Los primeros síntomas de la enfermedad pueden confundirse con una gripe simple: dolor muscular, cansancio y fiebre; además, en este período de incubación se observa el eritema migrans, (lesión que se forma en la piel, de color homogéneo, rojizo y redondo, de tamaño variable) en el sitio de la picadura.

Montiel Parra explicó que la bacteria se encuentra en la naturaleza, por un ciclo infeccioso entre mamíferos silvestres (ratones y venado cola blanca) y garrapatas; la transmisión al hombre es por la mordedura del ácaro contaminado. No obstante, el periodo en que permanece este artrópodo adherido a la piel es fundamental para la transmisión, porque se corre mayor riesgo si ha permanecido 48 horas o más.

Guadalupe Gordillo y su equipo del Centro Médico Nacional Siglo XXI, han reportado los casos humanos confirmados de la enfermedad, y han detectado Borrelia burgdorferi en garrapatas mexicanas. Actualmente, esta institución, la Facultad de Ciencias y el IB de la UNAM y la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) trabajan en conjunto para determinar las zonas de riesgo de la enfermedad de Lyme en la población mexicana.

Se ha detectado borrelia en roedores de los parques recreativos de La Marquesa y El Nevado de Toluca, y en los vectores (garrapatas) recolectados en Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, aseveró la UNAM en un boletín.

Estudios realizados indican que la distribución del padecimiento es amplia, por lo que son necesarias nuevas estrategias de salud pública, para conocer las zonas de alto riesgo. Además, se requiere de una mayor difusión sobre la sintomatología de la afección, las zonas de riesgo y las instituciones a las que se puede acudir para realizar diagnósticos acertados.